Escribir jugando (octubre 2022)

Agradezco al “Blog de Lidia” su divertida iniciativa que nos desafía con la propuesta “Escribir jugando”.

La idea es escribir un microrrelato o una poesía de no más de 100 palabras (sin incluir el título), en el que aparezca la idea y el objeto correspondientes al mes. Cada mes un nuevo reto. En este caso para el mes de octubre, las consignas son: una carta Dixit, un dado representando una estrella y como opcional: algo relacionado con la pólvora.

La ceremonia de Pedro

Pedro estaba fascinado con la fogata que le había armado su padre. ¡Una noche sólo de chicos!

Se había pintado con pintura de guerra, se había puesto el tocado indio de plumas que le habían regalado para su cumpleaños e intentaba, muy concentrado, llevar el compás con su tambor chino con dos bolitas que golpeaban ambas caras.

Las primeras estrellas hacían su aparición y en unos instantes, el cielo se llenaría de estallidos de colores con la pólvora de los fuegos artificiales.

¡Era una noche perfecta! Los sueños se hacían realidad.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

11 comentarios sobre “Escribir jugando (octubre 2022)

  1. Buenos días, Marlen.
    Me ha encantado ese tono inocente y festivo que le has dado al relato. Has transformado la imagen, que a muchos le ha inspirado algún tipo de batalla, sortilegio o acto cruento, en un juego infantil dónde se puede disfrutar de la compañía y el buen rollo sin necesidad de trifulcas. Hasta la aparente arma que porta en la mano se ha convertido en un juguete.
    ¡Genial! Felicidades.
    Un abrazo, amiga.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenos días, Jose.
    Me alegro que te haya gustado. Este mes mi musa estaba juguetona y con aires de inocencia. ¡Ya tocaba!
    Siempre digo lo mismo y siempre me sorprende que una imagen, un tema, dé lugar a tantas interpretaciones. Yo me metí en una hermosa noche estrellada en la Patagonia argentina, con un niño que anhela jugar con su papá, siempre tan ocupado con su trabajo, pero que ha decidido vivir estos días disfrutando a su niño. Y para ello, le hace la fogata, lleva unas salchichas, unos panes y unas Coca Colas y baja a la altura de su hijo para jugar como un crio, despreocupado del mundo y de sus cosas de adultos.
    Me dieron ganas de entrar en la ensoñación, de ponerme a bailar al son del tambor y de estallar en risas y exclamaciones ante los maravillosos fuegos artificiales.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo, Amigo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: