Haikus en soledad

Calles vacías
Estrellas silenciosas
Las casas duermen
Niños que gritan
No quiero escucharlos
Mi mano vacía
Camino sola
Rendijas de baldosas
Hierbajos verdes
Estoy muy sola
Extraño tanto tu piel
Imploro amor
Hablan mis muertos
Se apaga el fuego
Brasas y niebla
Plaza desierta
Sombras que aparecen
Hay luna llena
Mar traicionero
Te entrego mi alma
Me das espuma
Noche sin ruidos
Fantasmas alejaros
Quiero descanso
Rumor de árbol
De pronto un pájaro
Dulce consuelo

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: