El Tintero de Oro (noviembre)

El Tintero de Oro nos propone crear un microrrelato sobre Personajes antagonistas, protagonizado por un villano. La extensión máxima es de 250 palabras. Para más información pasaros por su blog que tiene grandes propuestas.

https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2022/11/microrreto-antagonistas.html

Un villano chiquitín

¿Un villano nace, se hace? Siempre me pregunté esto, hasta que nació Jorgito, un niño deseado hasta por su hermano.

El drama empezó en el sanatorio. Cuando Toñito tomó en brazos a su hermanito, un vómito pringoso cubrió su camiseta nueva.

Me diréis: los bebés vomitan, lo sé.

Los días en casa eran tranquilos, mi marido trabajando, Toñito en la escuela, yo mimando al bebé. Hasta que a las tres volvía Toñito y la casa enloquecía. Llantos, berrinches, no había quien calmara a Jorgito.

El mayor traía pequeños juguetes que compraba con sus ahorros y acababan estrellados contra los muebles.

.- ¿Por qué me odia?, preguntaba angustiado.

Los años fueron pasando, la relación entre hermanos no mejoraba. Jorgito era una amenaza para todo lo que amaba Toñito: juguetes, amigos, ropa.

Muchas veces acabamos en el hospital, pequeños accidentes de Toñito, que ahora pienso si…

El episodio que me hizo ver todo, fue cuando el perrito que mi marido había traído a casa, acabó muerto. No creí a mi hijo cuando me contó que Jorgito había azuzado al cachorrito y había tirado la pelota delante del coche.

Mordía a sus abuelos cuando se acercaban a saludarlo, escupía a su padre cuando intentaba disciplinarlo, martirizaba a su hermano con esa mirada dura, obstinada en su máscara de hielo.

Malvado, egoísta, era imposible controlar sus emociones. La única que se salvaba era yo.

Hoy, encerrada en esta institución, sin recibir visitas, repaso mil veces mi vida y su propósito: tenerme sólo para él.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

36 comentarios sobre “El Tintero de Oro (noviembre)

  1. ¡¡¡Lamarequeloparió!!!
    Buenos días, Marlen.
    Dicen que los bebés son dulces, graciosos y preciosos, ¿no?
    Este salió a medio cocer. 😅😂
    Menos mal que es ficción, aunque… conozco yo a un par de zagales que… 🤦🏻‍♂️😣
    Buen relato, Felicidades.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenos y lluviosos días, Jose.
    ¿Así que te gustó el bebé dulce, gracioso y precioso? ¿Quién dijo que los bebés son así? Por lo menos Jorgito, salió un poco revirado. No sé qué habrá comido la pobre madre durante el embarazo, pero seguro que se le atravesó. ¡Con lo dulce y cariñoso que era Toñito!
    Se suele escribir mucho de las relaciones entre hermanos, pero esta resultó un poco extrema.
    Me alegro que te haya gustado.
    Gracias, como siempre, por tus comentarios. Un abrazo a ti también.

    Le gusta a 1 persona

  3. Tremendo ese villano. Me ha gustado mucho el contraste que logras hacer sentir entre la dulzura que se le presupone a un niño pequeño y la maldad de tu protagonista. El final no deja resquicio a la esperanza. Muy buen micro.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días Marta.
      Me alegro que te haya gustado la intención de reflejar un carácter que, desde bebé, se va viendo cómo expresa su maldad. Por eso mi pregunta inicial. ¿Un villano nace o se hace?
      Sobre todo, como antagonista de ese hermano, que no puede ser más distinto.
      Gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Me gusta

  4. Hola, Trujaman. Ha sido leer el micro y pensar, ese niño tiene que estar poseído. Qué sensación más extraña ¿Verdad? Quizás me ayudó algo que la narradora no muestra las causas de ese comportamiento del niño sino solo sus resultados. A mí personalmente me transmitió unas vibraciones muy antinaturales del pequeño. La narradora, al final, es cuando parece que empieza a atar cabos al rememorar su vida, e intuye que hay algo que no va bien en su pequeño… ¿diablo?

    Muy buen micro, me ha gustado. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días, Carles.
      La narradora es la madre del niño villano Jorgito. Supongo que una madre con un niño como este, no quiere aceptar que su hijo es malvado y le encuentra excusas para todo lo que hace. Por eso no le cree a su otro hijo hasta que no le queda más remedio.
      Me alegro que te haya gustado. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo para ti también.

      Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tus palabras, Volarela.
      Me alegra que te haya gustado.
      Sí, la madre está pagando las consecuencias de un hijo villano. Y el hermano, que lo sufrió desde que nació. Creo que Jorgito, además de malo, tenía unos celos enfermizos, que muchas veces se asocian con estos caracteres malévolos.
      Un abrazo para ti también.

      Me gusta

  5. ¡Hola, Trujaman! Jo, desde luego que Jorgito bien podría hacerle la competencia al mismísimo Demian en La profecía. Una estupenda historia que lleva al extremo el egoísmo infantil y esa relación maternofilial a niveles perversos haciendo bueno aquello de que madre no hay más que una… y es solo mía. En una segunda lectura, quizá también puede sacarse la posibilidad de un narrador no fiable, dado que la madre termina su historia encerrada en un sanatorio mental, lo que daría al micro una lectura aún más sobrecogedora. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas tardes, David. Sí, tienes razón, a veces el egoísmo infantil y una relación materno-filial llega a niveles perversos. No había escuchado eso de que «madre no hay más que una… y es solo mía.» Pero me parece que Jorgito lo aprendió al nacer. Y lo puso en práctica rápidamente.
      Lo cierto es que me quedé con ganas de seguir un poco más esta historia, así que la completé y me la guardé. Por algún lugar volverá a aparecer, más redondita. Lo que no había contemplado es la posibilidad de que la narradora no fuera fiable. Para mí, la madre fue encerrada en un psiquiátrico con el fin de aislarla del resto del mundo y cumplir con su anhelo de tenerla sólo para el protagonista. Pero todo es posible y, ¿si ella estuviera trastornada?, ¿y si el hijo la hubiera vuelto loca con algún acto que en este relato no aparece? ¿Qué fue de la vida de Toñito? ¿Y del padre? Tienes razón, puede ser más sobrecogedora.
      Gracias por dejar tu comentario. Un abrazo para ti también.

      Me gusta

  6. Vaya con tu relato, buenísimo sin duda. ¿Se hacen o nacen los villanos? Yo pienso que habrá los que desde el vientre de su madre ya traen el «chip» descompuesto, y habrá otros que se van haciendo en el camino. Escalofriante pensar que desde bebé ya pueda haber maldad en un ser humano. Conocimos las maldades de Jorgito pero hay un lapso de tiempo que resulta aún más inquietante: y es el que precede a la entrada a la institución donde se encuentra la madre. Nos pones a imaginar mil cosas. ¿Qué otras fechorías cometió Jorgito? ¿Qué le pasó a Toñito y al padre? Da miedo, mucho miedo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas noches, Ana. Sí, yo también pienso que es horrible pensar que puede haber maldad en un niño desde que nace, por eso hacía la pregunta. Y sigo sin saber qué contestar. Es lógico pensar que una persona se puede volver villano por el conflicto con la sociedad y con su entorno. Pero, ¿por qué no contemplar la posibilidad de una maldad innata? ¿Toda explicación de una naturaleza malvada está relacionada con algún trauma posterior a su nacimiento? Personajes como Hitler, Goebbels, Genghis Khan, Osama bin Laden… ¿Su condición mental podría ser la raíz de sus sanguinarias acciones como líderes de estados o perversos delincuentes? Un tema apasionante, porque si fuera así, se podría detectar la villanía y subsanarla antes de que fuera tarde.
      En cuanto a mi personaje del reto, la extensión máxima del microrrelato hizo que dejara a la imaginación del lector esa larga cantidad de años en los que pasaron muchas cosas que derivaron en el internamiento de la madre en un psiquiátrico. Como me quedé con ganas de más, te aclaro que el texto definitivo no acaba de la misma manera. Aunque… un villano es un villano, y siempre gana.
      Me alegro que te haya producido el efecto deseado, me alegro que te haya gustado.
      Gracias por pasarte por aquí y dejarme tu comentario.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. Este desde luego, con los datos que hay, nació, más que se hizo. los celos son un buen movil y una sicopatia congenita, con algun germen que corria por la herencia genetica, le dio el colofón. aUNQUE no lo reflejas en el texto, sin duda, jorgito es el medico que la cuida en el sanatorio.
    abrazoo

    Le gusta a 1 persona

  8. Hola Gabiliante. Sí, tienes razón, da la impresión de que este niño ya nació con la maldad aprendida. Los celos son una condición que suele acompañar a estos personajes y si, como en este caso, se une a una relación materno-filial extrema, el drama está planteado. ¿Alguna herencia genética que le influía? Tal vez. Los lectores somos quienes completamos las tramas y esa me parece una excelente rama por la cual seguir comprendiendo.
    Me gusta cuando el lector hace suyo el texto y le da más vida, lo completa o lo explica. Por eso me encanta dejar finales abiertos. Tu idea de que Jorgito es quien cuida a su madre en el psiquiátrico, lo hace más sobrecogedor. Por un lado, porque pienso que ella no está loca y si se anula la posibilidad de salir de ese lugar y de que sea recuperada por algún otro médico, su futuro está sentenciado y el villano, una vez más, ha ganado la partida.
    Gracias por tu comentario y un abrazo para ti también.

    Me gusta

  9. Hola Trujamán. En el fondo todos los niños tienen ese punto egoísta de querer acaparar la atención de quien les interesa, más cuando se trata de su madre. Se pasa con el tiempo y conforme van socializando y siendo educados, pero en el caso que nos traes lo llevas al extremo para crear un personaje malvado desde la cuna, que se intuye no mejora con la edad como muestra el trágico final de su madre. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Jorge. Yo creo que todos somos egoístas por naturaleza y más si se trata de querer apropiarse de todo el amor de los padres. Pero a medida que vamos creciendo, nuestro ego va aceptando que no vivimos solos en este mundo y que compartir es bastante atractivo. El personaje de este microrrelato es un caso especial, malvado desde el primer instante. Y el sufrimiento es para todos quienes le rodean.
      Gracias por pasar y comentar. Un abrazo a ti también.

      Me gusta

  10. Hola, Trujaman (o Marlen, si me lo permites). Ya sabes, cría cuervos y te sacarán los ojos. En este caso encierra a su madre en un sanatorio, ¿para qué quieres mas maldad que hasta su madre le llama villano? Este niño es el engendro puro del diablo. Un relato contado en primera persona —la sufridora madre— para dar más realismo al micro y un padre que no aparece en escena, vete a saber qué le habría pasado. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Isan. Sí, por supuesto que te lo permito, me encanta mi nombre.
      Siempre me llamó la atención ese dicho: «Cria cuervos…» Y siempre me pareció muy exagerado. Pero mira por dónde, este personaje es malvado para todos quienes viven en su entorno. Me lo imagino torturado por los celos y malvado en grado superlativo. ¿Qué pasó en el tiempo no narrado, en que la madre es internada en el psiquiátrico? ¿Qué fue de la vida del padre? ¿Y del hermano?. La verdad es que no me imagino nada positivo. Pero, a lo mejor, lo estoy prejuzgando y no es tan villano como todo el mundo cree. El lector es quien decide y puede dar su versión.
      Me alegro que te haya gustado. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Me gusta

  11. Menudo hijo de satán en proyecto. Y después dicen que a los niños no hay que ponerles la mano encima. Algunos habría que ponerles encima un piano ( Todo exagerado y como comentario) Pero es cierto que esos niños deben existir; pues cuando un director de cine de terrror quiere causar pavor a los potenciales espectadores, recurre a los niños malvados.
    Hay una película al respecto que me la ha traído a la memoria tu relato «El buen hijo»
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  12. Hola buenas tardes. Gracias por pasar y dejar un comentario.
    Pues sí, un hijo de Satán al completo. Un malvado que martiriza a todos los que tiene a su alrededor, menos a su amada madre, a quien encierra en un psiquiátrico, para tenerla sólo para él. ¡Una joyita vamos!
    A mí no me gusta el cine de terror y no he visto «El buen hijo» (tampoco tengo la intención de verla Ja Ja!). Pero, desde luego, pensar en un niño malvado, me da más impresión que cualquier monstruo imaginado. La violencia o la maldad de un personaje aparentemente normal, es lo que me asusta más. Un abrazo para ti también.

    Me gusta

  13. Sí, tienes razón, da la impresión de que el niño, aunque era deseado y se lo recibió con mucho cariño, estaba predestinado a una vida de maldad. Los celos suelen acompañar a estos personajes y si, como en este caso, se une a una relación materno-filial intensa, se desencadena el drama.
    Yo me imagino a la madre en un psiquiátrico, pero lo dejé indefinido porque no quise abrir otra puerta más complicada todavía. Desde luego, el lector puede darle todas las interpretaciones que desee. ¿Qué hizo la madre para estar presa?
    Gracias por pasar y dejar un comentario. Me alegro mucho que te haya gustado.
    Saludos.

    Me gusta

  14. Ufff, si los padres lo llaman Damien, aciertan del todo. ¡Menudo niño! Es curioso tu planteamiento sobre si el villano nace o se hace, en este caso parece que nació. Buen relato,Trujaman, dan ganas de saber más sobre sus maldades. Un abrazo.

    Me gusta

  15. Hola, Marlen. Vaya engendro de niño, para mí que la madre en una noche de fiesta (con dos o tres copas de más) cuando menos se enrolló con un diablo y de ahí que Jorgito le saliera luego tan protestón y cabrón. 👿😂🖐🏼
    Saludos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: