Es que me está contestando

¡Cuántas veces escuchamos anécdotas de comportamientos animales que nos dejan pensando lo poco que los conocemos! Alguna vez un amigo me ha dicho que su mascota le entiende más que su propia familia.

Cuando yo hablaba con mi perrita Garufa y ella, con gruñidos y ladridos, parecía responder, no solía contarlo porque daba la impresión de que me estaba trastornando. Pero un día mi querida amiga Tonia escuchó uno de nuestros diálogos y me dijo: “¡Pero si te está contestando! ¡Tan claro como el agua!” Y las dos nos echamos a reír, ante la mirada desaprobatoria de Garufa.

Esta es una historia que encontré en Facebook y me pareció conmovedora, uno de los tantos ejemplos que nos dan los animales.

El famoso buzo italiano, Enzo Maiorca, se estaba sumergiendo en el mar caliente de Siracusa y hablaba con su hija Rossana que estaba en el barco.
Listo para bucear, sintió algo que le golpeaba ligeramente la espalda, volteó y vio un delfín. En ese momento entendió que no quería jugar, sino expresar algo.
El animal se sumergió y Enzo lo siguió.

A unos 12 metros de profundidad, atrapado en una red abandonada, había otro delfín.
Enzo le pidió a su hija que recogiera sus cuchillos de buceo y se sumergiera para ayudarle. En pocos minutos los dos lograron liberar al delfín, que al extremo de sus fuerzas, logró emerger, emitiendo un ′′grito casi humano′′.
Un delfín puede aguantar bajo el agua hasta 10 minutos, luego se ahoga. El delfín liberado, todavía mareado, fue controlado por Enzo, Rossana y el otro delfín.

Luego vino la sorpresa: era una hembra, que pronto dio a luz a un cachorro.
El macho los rodeó y, parándose frente a Enzo, le tocó la mejilla, como si le estuviera dando un beso, en un gesto de gratitud… y se alejaron.
Enzo Maiorca terminó de contar la anécdota diciendo: ′′Hasta que el hombre aprenda a respetar y a dialogar con el mundo animal, nunca podrá conocer su verdadero papel en esta Tierra”.

En las fotos siguientes, hacen su aparición nuestros amados perritos y perritas: Garufa, Beltxa, Iris, Txakurra y Txuri, esta última en una foto de Katixa.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

2 comentarios sobre “Es que me está contestando

    1. Hola Susi, estuve controlando y yo veo bien la entrada con ordenador, tablet y teléfono. Tal vez si es un teléfono pequeño, las fotos de los perritos se ven pequeñas. Si le das doble clicq en una foto, se amplia. Y si quieres, la puedes guardar y ampliarla luego aparte. Espero que lo hayas podido solucionar. Gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: