Haikus de un caluroso verano

Viento suspiras
Polvo de oro viejo
En el camino
Piedras calientes 
Danza de los insectos 
Anhelo brisa
La boca seca
Árbol de sombra fresca
Regalas vida
Entro en el mar
Noche de luna llena
La espuma brilla
Grandes árboles
Sobre nuestras cabezas
Luz más profunda
Nubes oscuras
Sombra sobre el lago
Llega tormenta
Cerrar los ojos
Dormir sobre la hierba
Soñar mi canción
Busco candela
Tus manos me recorren
Tengo sed de ti
Escultura de Johann Theodor Lundberg

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: