Sin eufemismos

Tenía 17 años hace cinco minutos. Es como si fuera ayer.

No se adonde ha ido a parar todo.

Mi cerebro no puede asumir lo viejo que es mi cuerpo.

Todo ha pasado demasiado deprisa.

El amor de mi vida se fue y no pude disfrutarlo de todo el tiempo que me hubiera gustado.

Soy vieja, lo sé. Y me asusta tener que empezar a depender de los demás para cualquier cosa.

Cuando era pequeña me encantaba subir a los árboles y mirar el mundo desde allí arriba. Amaba la sensación de peligro de trepar a un muro muy alto y hacer equilibrio sobre el vacío.

Pero ahora todos los días mi cuerpo intenta decirme cuánto tiempo ha pasado.

A veces lo escucho y me entristece, otras veces me niego a escucharlo y me rebelo imaginando cosas que en mi interior sé que ya no haré.

Pero, ¿sabes una cosa? Esa niña no se ha ido, aún está dentro de mi.

Ahora en lugar de subir a los árboles, logra subir a un tren o a un avión para seguir viajando sola.

Y en lugar de enfrentar mis miedos a las alturas, consigo enfrentar, con miedo pero también con determinación, una operación o la bendita jubilación.

Recorro el camino de mis sueños sin dejar la puerta abierta a la derrota, con la disculpa idiota de “Esto no lo voy a poder hacer”.

Aunque tenga mis días negros, aunque mis pasos sean a veces inciertos o titubeantes, aunque sepa que podría hacer mejor lo que estoy haciendo, aunque la procrastinación me gane a veces la batalla.

Si acepto mis posibilidades en el presente, sin lamentos estériles por lo perdido, si afronto mi camino con coraje, desechando miedos y críticas bien o malintencionadas, sentiré que la sangre sigue corriendo por mis venas.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

12 comentarios sobre “Sin eufemismos

    1. En cada etapa, uno va ganando y perdiendo cosas. Pero, para mi lo importante es recordar lo vivido, descubrir cada día la magia de la vida, disfrutar de cada instante y cada ser que amamos como si fuera el último minuto en que nos vamos a ver y mantener siempre las ganas de aprender, de amar, de compartir, de vivir. Gracias por tu comentario Julieta.

      Le gusta a 1 persona

    1. Tengo muy claro que, pase lo que pase, sea bueno o malo, todo acaba. Si no hemos aprendido a seguir nuestro camino sin rendirnos, sin perder la ilusión, disfrutando de cada instante como si fuera el último, es que no hemos aprendido nada valioso. Y eso es muy triste. Así que ¡a vivir! que aún queda mucha magia por descubrir. Gracias por tu comentario Lola y gracias por la felicitación. Y por supuesto, ¡Muy feliz cumpleaños! para ti también. Otro beso para ti, Lola.

      Le gusta a 1 persona

  1. 😍😍😍😍😍
    ¡Cuánta belleza en tus palabras!
    Leyendo los comentarios veo que la inspiración te llegó por tu reciente cumpleaños. FELICIDADES con retraso, pero con un camión lleno de besos y deseos. 🎁🎈🎊
    Qué vértigo nos impone cumplir años a los que ya peinamos canas, pero deberíamos de tomarlo con tu determinación, con tus ganas y con tus fuerzas. Este relato es muy inspirador y me lo voy a poner en favoritos para releerlo cuando me toque de nuevo.
    Enhorabuena por esta lección de vida y preciosidad de escrito.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tus palabras siempre me alientan, Jose. Me alegro que te hayas acercado especialmente a esta entrada. Si, la escribí en mi cumpleaños, y bajo los efectos del mismo. Tal vez un poco para darme ánimos, tal vez para contestar (aunque no se enteren) a quienes preguntan: «¿Todavía sigues cumpliendo años? o a los amigos que se «bajonean» cuando les toca. Siempre me ha gustado cumplir años y festejarlo. ¡¡La alternativa es bastante peor!! Y a pesar de que poner las velitas a esta altura, significaría provocar la llegada de los bomberos, me sigue gustando y siempre encuentro la forma de festejar y auto-regalarme. ¿Sabes un secreto? El 4, entre otras cosas, recibí un hermoso ramo de tulipanes de mi mejor amiga: yo misma. Un abrazo a ti también y gracias por tu comentario y tu felicitación.

    Le gusta a 1 persona

    1. Has dicho una cosa importantísima, Marlen. ¡Eres tu mejor amiga!
      Cuan importante es que nos demos cuenta de esto.
      Necesitamos más auto-apoyo y menos auto-crítica. Tenemos que querernos más. (me lo estoy diciendo yo mismo, por supuesto).
      Abrazo gordo.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: