Semana Santa en Euskal Herria

La Semana Santa está a punto de comenzar. Este año 2022 cae en abril, concretamente a mediados de mes. Aunque no siempre es así. Pero independientemente de cuándo caiga la Semana Santa, tanto si para algunos tiene un significado religioso como si para otros tan sólo es festivo, esos días son sinónimo de unas vacaciones muy esperadas por muchos.

Todo el mundo espera que haga buen tiempo, ya que una de las grandes tradiciones de la Semana Santa, al menos en España, es la lluvia. Y a veces ha llovido tanto que incluso algunas procesiones han tenido que ser canceladas, con el consiguiente disgusto tanto de las cofradías que las organizan como de aquellos que tenían previsto asistir. Porque las procesiones son uno de los elementos más característicos y tradicionales de la Semana Santa en Sevilla, Málaga, Cuenca, Alicante, Valladolid, Madrid y tantas ciudades más.

En Euskal Herria, varios municipios representan durante esos días los momentos más significativos de la pasión. Hoy en día, sólo Segura, Bilbao y Balmaseda siguen celebrando la marcha religiosa del Jueves Santo, pero el Viernes se celebra en más localidades, y han sabido mantener el espíritu de la tradición pasados los años.

Las procesiones de Segura se inician el jueves, con una marcha religiosa compuesta por catorce pasos, cuatro de ellos vivientes. Penitentes, nazarenos y soldados romanos salen del Ayuntamiento con ayuda de txistularis (vestidos de calle) y se dirigen a la iglesia, donde se celebra una misa. En la misa Jesús es encerrado con llave y esa llave se le coloca al alcalde, al cuello, donde permanecerá hasta el Viernes Santo, cuando se le lleve al altar.

Tras la misa comienza la procesión, que siempre realiza el mismo recorrido. Durante el tiempo que Jesús permanece encerrado se le vela para que no esté nunca sólo, así se hacen turnos de 30 minutos: desde las 22:00 horas del jueves hasta las 07:00 horas son los hombres los encargados de esta tarea, y las mujeres lo hacen antes y después. El Viernes Santo vuelven a salir penitentes, nazarenos y soldados romanos desde el Ayuntamiento con ayuda de txistularis (esta vez vestidos con ropa especial), acompañados de ángeles, San Miguel, curas y representantes municipales. Después de la función se representa la Bajada de la Cruz y después se realiza la procesión. En el camino, San Miguel baila una danza especial.

Sin duda, la localidad vizcaína que acapara la mayor parte de atención en estas fechas es Balmaseda, donde merece la pena presenciar uno de los Vía Crucis vivientes más importantes del Estado.

Aunque para la Villa de Balmaseda la Semana Santa empieza meses atrás, con los preparativos, ensayos, etc., oficialmente se inicia el Jueves Santo por la tarde, con los Oficios Religiosos que tienen lugar en la parroquia de San Severino. Concluidos los mismos, da comienzo una Procesión de Pasos, que son acompañados por los romanos (fariseos) y por los «penitentes», los cuales van encapuchados, descalzos y cargados con cruces (unas de madera y otras de cemento). También va con ellos la Coral Kolitza, que interviene a lo largo del recorrido, interpretando varias obras.

Al día siguiente, el Viernes Santo, se celebran el Vía Crucis, la Procesión del Entierro (con los personajes de la Procesión de Pasos, más la virgen María, María Magdalena, Verónica, apóstoles etc.) y la Procesión del Silencio (por la noche, hasta el cementerio). De todos los actos que tienen lugar durante la Semana Santa de Balmaseda el Vía Crucis es el más importante y sobrecogedor. Se divide en tres actos: El primer acto consta del ahorcamiento de Judas, el Juicio ante Pilatos, la flagelación, posterior condena a muerte, inicio del Vía Crucis, primera caída y el encuentro con María Magdalena y la Virgen María. Este acto tiene lugar en el recinto conocido como «Campo de las Monjas».

El segundo acto tiene lugar por las calles de la Villa de Balmaseda para acabar en el Parque Lehendakari Aguirre donde en el Monte del Calvario, se realiza la Crucifixión. El Tercer Acto se representa en una estructura enclavada en el frontón del Parque Lehendakari Aguirre. Ver al completo la representación en el mismo año, es una tarea casi imposible. 

Hasta hace escasamente 40 años, la mayoría de los pueblos guipuzcoanos conservaban vivas sus procesiones. En la Semana Santa de Azkoitia destaca la procesión del Santo Entierro en la noche del Viernes Santo, donde el sepulcro de Cristo y la Dolorosa recorren, bajo un sobrecogedor silencio, las calles de la localidad custodiados por los «armatus» (soldados) que rompen el silencio al golpear con sus lanzas el suelo.

Hondarribia celebra con especial interés el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección con un pueblo que participa masivamente en los actos. El día de Viernes Santo, en la Iglesia Parroquial, se puede presenciar el descendimiento del Cristo crucificado escondido tras una gran cortina negra de cinco metros.

Pero la Semana Santa no solo es recogimiento y contemplación. En esos días la gastronomía también juega un papel muy importante. Y aunque en un principio para los católicos esas jornadas deben ser de ayuno y abstinencia (recordemos la prohibición de comer carne durante el Viernes Santo), en realidad en Semana Santa se consumen ciertos manjares muy típicos de estas fechas. En España son tradicionales algunos platos bastante reconstituyentes, como las sopas de ajo, los potajes de vigilia, o los guisos con patatas y bacalao. Capítulo aparte merecen los dulces, una de las tradiciones más sabrosas. La costumbre de regalar a los ahijados una torta de pan con huevos y chorizo se mantuvo en los caseríos de Euskal Herria y se popularizó en las panaderías.

Desde el miércoles de ceniza hasta el domingo de Resurrección, hay un imprescindible para el paladar en Oñati, es el “karapaixo”. ¿Quién no ha probado, aunque no sea goloso, la popular versión repostera de bollo y chocolate? Hasta hace bien poco, eran típicos los de pan y huevo duro que hacían en casi todos los caseríos, ahora se llevan más los de pastelería.

¿Y de dónde viene la costumbre? Parece que es anterior a la romanización, derivado de cultos agrícolas de la antigüedad, y que, en su origen, la tradicional torta de pan con huevos y chorizo se llamaba “garapaio”. Entre los principales cultos paganos de toda la cultura mediterránea destaca la fiesta del equinoccio, con viejas ceremonias en honor de la Madre Tierra a través de, por un lado, el pan como representación del cereal, símbolo de fertilidad telúrica y por otro lado, del huevo, que representa la semilla de vida y materia de generación, vinculada a la resurrección de la naturaleza y al inicio de cada nuevo ciclo biológico. El karapaixo es sin duda una más dentro de las diversas manifestaciones rituales en honor a la primavera.

Tras la cristianización pasó a celebrarse en la cuaresma con los padrinos como protagonistas, y las últimas décadas, desviándose de la ortodoxia, a las tradicionales incrustaciones de huevos cocidos se sumaron nuevas incorporaciones como la de trozos de jamón. Añadidos que reflejan la evolución que en el tiempo han ido desarrollando no solo el gusto, sino también el nivel de vida de nuestra sociedad.

El karapaixo tradicional consistía en una torta u opila de pan en forma triangular, con tres huevos incrustados, cada uno en un extremo del pan. Los de Eskolatxo y los de Aiastui, siempre han sido muy apreciados, pero casi todas las panaderías trabajan la tradición en algunas de sus dos modalidades (pan o bollo), en la mayoría de los casos por encargo. “El año pasado probamos el de bollo de Bizipoz, con regalices y un txantxiku de gominola, y me gusta también el de Irizar, aunque mi favorito es el de Egaña, por eso hoy estrenamos la tradición con el más clásico”, comentaba una incondicional a las puertas del popular establecimiento.

Habría que distinguir entre su significación original y la que se le atribuye en la actualidad. Hoy día la ofrenda del karapaixo en Oñati se identifica principalmente con la relación padrinos-ahijados. Desplazado de su contexto original, el significado tornó a una especie de “renta anual” simbólica con la que los padrinos obsequian a sus ahijados en representación y demostración de su buena disposición hacia la responsabilidad adquirida con el menor. El rito se mantiene hasta el matrimonio del ahijado, hecho que representa la mayoría de edad e independencia del mismo.

“Munda” se denominaba a las cestas de frutas y pasteles que en Roma se ofrendaban a Ceres, diosa romana de la agricultura. Y así también se denominaba en árabe a los presentes que recibían los sultanes con ocasión de la Pascua de Aid-el-Seguer, al concluir el mes penitencial de Ramadán. De las primitivas ofrendas de huevos y frutos secos derivarían las masas de harina, con huevos en su interior.

En la actualidad en Cataluña se denomina “Mona” al bollo con huevos con el que los padrinos obsequian a sus ahijados el Domingo de Resurrección. En Castilla, Andalucía y parte de Aragón, su equivalente sería el “Hornazo”, en Asturias el “Bollu Preñau”, mientras que en Euskal Herria tenemos las “Opillas”, categoría en la que se encuadraría el popular “Karapaixo” que sigue endulzando la cuaresma vasca.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

2 comentarios sobre “Semana Santa en Euskal Herria

  1. Brillante entrada por su narrativa tan esclarecedora de costumbres por las festividades de Semana Santa, diferenciando claramente según la tradición. Saludos y Felices Pascuas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: