Escribir jugando (setiembre 2022)

Agradezco al “Blog de Lidia” su divertida iniciativa que nos desafía con la propuesta “Escribir jugando”.

La idea es escribir un microrrelato o una poesía de no más de 100 palabras (sin incluir el título), en el que aparezca la idea y el objeto correspondientes al mes. Cada mes un nuevo reto. En este caso para el mes de setiembre, las consignas son: una carta The Good Tarot, un mineral: howlita y como opcional: algo relacionado con la flor de Bach Centaury.

¿Será merecedor de una vida eterna en el paraíso?

Apago el teléfono, exhausta. Siempre que hablo con Ana, siento cómo mi energía se consume.

Me cuesta decirle lo que siento, que su marido está llegando al final de su vida, que no le haga más estudios ni pruebas médicas, que sólo le de amor.

Escucho y admito, sin hablar. Ella no necesita mi voz, sólo mi oreja.

Y eso que me había preparado, había tomado mi Centaury, tenía mi howlita en la mano.

Abro los ojos. Creo que me he quedado dormida.

Frente a mí, el colgante de la diosa Maat brilla con la luz otoñal. Es la hora.

Publicado por BlogTrujaman

Desconfío de aquellos autores, músicos, escritores que, escribiendo ficción, dicen no escribir sobre su propia vida. Al escribir, uno se va enredando en sus propios recuerdos y aparecen entremezclados en la obra. Es muy difícil que todo lo que cuentas le pase sólo a tus personajes. Detalles, pequeños gestos, lugares, contaminan lo que sale de tus manos y no puedes separarte de tus propias experiencias. A mí también me suele pasar. Por eso, en un momento dado, decidí escribir directamente sobre lo pensado y vivido en este planeta, en este viaje. O tal vez, el miedo a desaparecer sin dejar rastro, hizo que me decidiera a abrir la caja de mis recuerdos para contar sin filtro, instantes de un tiempo que no volverá.

12 comentarios sobre “Escribir jugando (setiembre 2022)

  1. Buenos días, Marlen.
    Bonito y emotivo micro.
    Aunque, no sé si lo entendí bien, teniendo en cuenta que ahorita mesmo ando más espeso que el café de un garito de carreteras… Explícame, porfi. ¿El colgante de la diosa Maat indica el mito de la balanza de la justicia egipcia? 😜
    Este mito me interesa, porque como me tengan que pesar a mí en uno de los platillos de esa balanza, para equilibrar el otro no van a tener bastante con todas las gallinas, pavos, buitres y demás plumados del planeta. 😅😂😂😝
    Feliz fin de semana, amiga Cuentista (en el buen y cariñoso sentido, porsupu)
    Un Besibrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días, Jose. Perdón por la tardanza en responder. Yo no estoy de obras, estuve el fin de semana de fiestas, con las fiestas literalmente delante de casa y con la música DENTRO de casa. Así que me dije: Si no puedes vencerlos, únete a ellos y lo disfruté. Los niños durmiendo en casa, jugando, participando en carreras de bicicletas, bailando, cantando y comiendo en la terraza, frente al escenario. Estoy que ni sé cómo me llamo. Así que no me digas nada de espesuras.
      Veamos el reto. Maat es en la mitología egipcia, la diosa de la justicia, del orden cósmico y de la verdad absoluta. Se la representa como una mujer, sentada o de pie, con alas y, generalmente con una pluma de avestruz en la cabeza. Suele tener, como en la carta de The Good Tarot, una balanza de dos platos.
      Hasta el tribunal del inframundo, presidido por Osiris, llegaba el difunto. En uno de los platillos de la balanza se depositaba el alma o el corazón (símbolo de su conciencia) y en el otro, la pluma de Maat. Los dioses formulaban preguntas sobre la vida del difunto, y dependiendo de lo dicho, el corazón aumentaba o disminuía su peso. Finalmente, de acuerdo a las respuestas, Osiris dictaba sentencia. Si el corazón era más liviano que la pluma, la sentencia era favorable: Vida eterna. Si por el contrario, era más pesado que la pluma: el final definitivo de la vida, o sea que ya no habría posibilidad de resucitar.
      Por eso, cuando la diosa Maat hacía su aparición, el juicio estaba muy próximo.
      Así que, si es cierto que el volumen del cuerpo tiene que ver con el volumen del corazón, será mejor que empecemos el régimen. 🤣🤣🤣
      Gracias amigo, por tu comentario y por lo de «Cuentista» que me encanta y lo sumo a mis títulos.
      Un besote grande.

      Le gusta a 1 persona

      1. Güenos días sean, Marlen.
        Entonces lo tengo claro, clarinete.
        🎶Pal infierno me voy, María. Sin parada y de cabeza.🎵
        🎶Que prefiero demonias que ángeles, qué pereza.🎵
        … Y hasta aquí mi inspiración musical lunera. 😅😂😝
        Te cambio tu espesura fiestorra por la mía llena de polvo y melodía taladrera. Aunque este finde también estuve de jarana: ¡Bautizo! Jogorio y birras. ¿Me quedará algo de sangre en el alcó todavía? jejeje
        Un abrazo, amiga Cuentista de la mitología, la historia y la fantasía. 🤗😊😘👍🏼

        Le gusta a 1 persona

  2. Coincido con Jasc, emotivo micro. Es bien cierto que hay gente que te quitan la energía, que te drenan el entusiasmo y a veces es mejor evitarlas. ¿El ver el colgante de la diosa Maat significa que el moribundo ya pasó a mejor vida? ¿Fue juzgado o es la narradora la que fue juzgada?.En todo caso espero que la diosa Maat haya sido benevolente. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Buenos días Ana. Gracias por tus palabras.
      Coincido contigo, hay gente (incluso amigos) que son vampiros energéticos. Te dejan sin ánimos ni para pensar. Y, si bien es cierto que es mejor evitarlos, cuando se trata de personas queridas, es muy difícil. Creo que lo importante es ser consciente de lo que te pasa con ellos y de alguna forma, prepararte para la que te va a caer.
      Por tu comentario y el de Jose, me doy cuenta que no he explicado lo suficiente o no he presentado claramente lo que quería narrar. Me encantan los finales abiertos y darle participación al lector. Pero tal vez en esta ocasión, me pasé un poco, presuponiendo conocimientos anteriores que el lector no tiene por qué tener. ¡Lo siento!
      Como le comentaba a Jose, cuando la diosa Maat hacía su aparición, el juicio final estaba muy próximo. O sea que la persona acababa de morir o estaba a punto de hacerlo. Por supuesto, no sabemos aún el resultado de dicho juicio.
      La narradora, en este caso, no tiene nada que ver, no sabemos si ha influido en la actitud del hombre o en su forma de vivir. No sabemos nada de él, sólo que tiene una mujer muy pesada. Y de su mujer tampoco sabemos si sus actos son producto del amor y del miedo a perder a su marido. O si, simplemente es una intensa y no se para en pensar qué es lo mejor para él.
      Pero, desde luego, la narradora no ha sido juzgada. Simplemente es un público atento y consciente de lo que está pasando.
      Yo también espero que el juicio haya sido positivo. Aunque, pensándolo bien, lo que deseo es que el juicio haya sido justo. Y que cada cual pueda/podamos mirar de frente a Osiris y decirle: Me equivoqué muchas veces. Pero intenté hacer felices a quienes tuve a mi alrededor y ser justo con ellos, como espero que lo seas conmigo.
      Un abrazo, Ana.

      Le gusta a 2 personas

  3. Ostras, Marlen. Me encanta la historia y mucho más cómo la has narrado. En primera persona y en presente se hace más intensa, como si el personaje fuera yo misma y realizara las acciones al tiempo que las leyera. Me ha gustado mucho el uso de cada elemento, muy buen trabajo. Muchas gracias por tu aporte al desafío de este mes. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Qué bien, Lidia! No sabes lo contenta que me pone que te haya gustado la historia.
      Es gracioso lo que dices, porque empecé narrándolo en tercera persona y, casi al final, me di cuenta que la narradora ya estaba presente. ¿Para qué agregar una narradora a la narradora? Así que cambié todo y me gustó el cambio, involucrándome en el relato. Y ahora, en tus palabras, confirmo que debía ser así, para tener la fuerza necesaria.
      Gracias a ti, por presentarnos estos retos tan interesantes, que nos obligan a rebuscar en conocimientos que algún día nos impactaron como para quedarse ahí dentro y aparecer ante un desafío.
      Un abrazo Lidia.

      Le gusta a 1 persona

  4. Hola. La verdad es que yo de mitoñogía —como mi personaje del microrrelato— se más bien poco de mitología, y a esta diosa no la tenía fichada. Por eso, en primer lugar, gracias por la explicación que el haces al primer comentarista. Creo que nos has iluminado bastante al respecto.
    Me ha gustado tu relato, tan emotivo y original. ¡Enhorabuena!
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: